El “boicot” de Natalie Portman a la ceremonia del “Nobel judío” que enojó al gobierno de Israel

El premio Génesis, el llamado “Nobel judío” se quedará este año sin ceremonia. ¿La causa? El rechazo a participar de la ganadora, Natalie Portman, la actriz israelí-estadounidense seleccionada en 2018 para recibir el galardón.

El premio está dotado de $2 millones de dólares, pero la actriz rechazó el premio y el dinero, en respuesta a los “recientes acontecimientos penosos” registrados en ese país.

“Ella no se siente a gusto con la idea de tener que participar en actos públicos en Israel”, “no se encuentra en condiciones de asistir a la ceremonia con la conciencia tranquila”, aseguró su representante en un comunicado.

De acuerdo con la prensa israelí, le decisión de Portman obedece a los sucesos registrados durante las últimas semanas en la frontera con Gaza, donde los menos 38 palestinos murieron y más de mil resultaron heridos tras enfrentamientos con el ejército israelí.

El anuncio de la actriz generó revuelo en Israel, donde tanto medios como autoridades lo calificaron de “boicot”, “desplante” o de sumarse a grupos que buscan la inestabilidad del país.

La ministra de Cultura israelí, Miri Regev, acusó a Portman de “caer como una fruta madura en manos de los partidarios del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones” (BDS), que busca el aislamiento económico de Israel como respuesta a la ocupación de territorios palestinos desde 1967.

La Fundación Premio Génesis, que entrega la distinción, aunque aseguró que respetaba la decisión de la actriz, consideró que podría “acabar politizando el carácter filantrópico” del galardón.

Las críticas tanto en Israel como dentro de la comunidad judía en Estados Unidos llevaron a la ganadora del Oscar por El cisne negro a publicar ayer sábado un mensaje en su cuenta de Instagram, en la que asegura que su decisión fue “malinterpretada”.

En el comunicado, Portman asegura que eligió no participar porque no quería hacer parecer que “apoya” al presidente israelí Benjamin Netanyahu, quien daría un discurso en la ceremonia. Asimismo, rechazó cualquier asociación con el movimiento BDS o con los intentos de querer boicotear al país.

“Al igual que muchos israelíes y judíos de todo el mundo, puedo ser crítica con el liderazgo en Israel sin querer boicotear a toda la nación. Adoro a mis amigos y familia israelíes, la comida israelí, libros, arte, cine y baile”, aseguró la artista, quien nació y vivió en ese país los tres primeros años de su vida.

Comentarios

comentarios