Felicidad en El Salvador por la canonización de monseñor Romero

Miles de personas en El Salvador recibieron con júbilo la canonización del beato Óscar Arnulfo Romero. Con caminatas, música, baile y actos religiosos los salvadoreños y las salvadoreñas esperan con devoción el nombramiento de su primer santo.

Con bailes, música, cantos y caminatas por las principales calles de San Salvador miles de salvadoreños y salvadoreñas esperaron la ansiada canonización del beato Óscar Arnulfo Romero, durante la noche del sábado en la víspera del acto religioso que se desarrollará en ciudad del Vaticano, con en el que El Salvador tendrá a su primer santo.

Las actividades iniciaron con una caminata desde la Plaza Salvador del Mundo rumbo a Catedral Metropolitana, lugar donde se realizan diversas actividades culturales y religiosas, entre las que destaca una vigilia, para esperar la misa de canonización del beato Romero por parte del Papa Francisco, en la Santa Sede.

El anuncio de la canonización de monseñor Romero se dio en mayo pasado, quien es mártir y profeta, además de abogar por la justicia y la igualdad mientras se desempeñó como arzobispo de San Salvador durante una época en el que país se desarrollaba una convulsión social que generó posteriormente en un conflicto armado de 12 años.

Fue asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital La Divina Providencia y, de acuerdo al informe de la Comisión de la Verdad, el crimen fue ejecutado por los escuadrones de la muerte.

Luego de 35 años de su martirio, en mayo de 2015, el Vaticano lo nombró beato durante una misa celebrada en la Plaza Salvador del Mundo, en San Salvador, en el que miles de salvadoreños y peregrinos de diversos países recibieron el nombramiento tal cual se hace ahora que será canonizado: con alegría, baile, música y veneración hacia el primero santo de El Salvador.


Source: Agencia de Prensa Salvadoreña (APS)

Comentarios

comentarios