Infocentros, la institución que recibió $16 millones de fondos públicos y no rindió cuentas

  • En Noticias
  • febrero 1, 2017
  • Por webmaster
  • 8

Conformada cuatro meses antes de la entrega del Fondo, la asociación Infocentros, con un capital inicial de $186.74, recibió $10 millones en calidad de préstamo al 0% de interés y con un período de gracia de tres años que nunca pagó a cambio de implementar un proyecto, publicó hoy el sitio gubernamental Transparencia Activa.

La publicación señala que el presidente de esta entidad y del extinto Banco Multisectorial de Inversiones, Nicola Angelucci, actualmente es procesado por los delitos de corrupción, peculado y negociaciones ilícitas en la administración de $6 millones.

Dos años después de la privatización de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL) se creó en mayo de 1999 el Fondo Especial de los recursos provenientes de la privatización de la empresa (FANTEL).

Con este se pretendía financiar diversas áreas de actividades, entre ellos los Centros Comunales de Información, cuyo objetivo era facilitar el acceso a la informática mediante “la construcción, establecimiento y gestión de Centros Comunitarios de Información en todo el país”.

Apenas cuatro meses antes de la creación de este Fondo, se constituyó la Asociación Infocentros, entidad privada, sin ánimo de lucro y formada por representantes del sector privado y un buen número de funcionarios. Su fondo patrimonial sumaba $186.74, según recoge un informe del Banco Central de Reserva (BCR).

Infocentros no necesitó participar en una licitación o concurso público para que se le adjudicara el proyecto. El Consejo de Administración del Fondo, coordinado por Juan José Daboub, exministro de Hacienda durante el gobierno del expresidente Francisco Flores, designó un comité consultivo integrado por cinco funcionarios y dos miembros de FUSADES que decidieron que la Asociación Infocentros era la única entidad en todo el país capaz de llevar a cabo este proyecto y recomendaron su contratación para poner en marcha los Infocentros.

Así, el Fondo y la Asociación Infocentros firmaron un contrato por la que ésta recibiría un préstamo de $10 millones, al 0% de interés y con un período de gracia de tres años. A cambio, la asociación se comprometía a instaurar una red de 100 centros comunales (conocidos popularmente como ‘Infocentros’).

Durante los años posteriores, apenas se superaron los 40 Infocentros y para 2009, solo quedaban nueve instalados. La asociación recibió $10 millones y aunque para mediados de 2002 se hacía evidente el incumplimiento de las metas acordadas, el Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) entregó más de 4 millones de dólares a la asociación hasta 2009 en concepto de prestación de servicios para que diera en los Infocentros información de los servicios del BMI con recibos simples.

El hecho de que el presidente de Infocentros y del BMI fuese la misma persona, Nicola Angelucci, investigado por la Sección de Probidad y procesado por corrupción, facilitó este tipo de operaciones.

Pero el flujo de dinero público a la Asociación no paró allí: el BMI otorgó en 2003 a la asociación un millón de dólares a través del Fideicomiso para Desarrollo del Sistema de Garantías Recíprocas (FDSGR).

También aportaron fondos al programa en concepto de publicidad y por valor de $50,000 el Ministerio de Economía (MINEC) y la Comisión Nacional de la micro y pequeña empresa (CONAMYPE).

Ese año la Asociación Infocentros debería haber comenzado a devolver el préstamo de $10 millones al Fondo, de acuerdo con las condiciones pactadas cuando se entregó el dinero. De hecho, el 15 de octubre de 2003, tendría que haber abonado el primer pago por valor de $769,230.77.

Sin embargo, Infocentros no había pagado cantidad alguna e incluso se había “negado a cancelarla”, como haría más tarde en repetidas ocasiones a pesar de que en aquel momento había apenas 40 centros comunales de los 100 acordados.

Ante la falta de pago del préstamo, se inició un extraño proceso de arbitraje, cuyo resultado fue la condonación la deuda a cambio de completar al menos 45 Infocentros, es decir menos de la mitad por los cuales se desembolsó el dinero.

¿Cual era la defensa de Infocentros para no pagar ni completar los 100 centros comunales de internet? Uno de los argumentos fue que había alrededor de 1,000 cibercafés, por lo que su capacidad de negocio era inferior a la prevista y eso les dificulta continuar con la implementación del proyecto.

Hay preguntarse cómo tales cibercafés, sin apoyo de ningún fondo, eran competitivos y seguían creciendo, mientras que los Infocentros creados a partir de un crédito de $10 millones no tenían esa capacidad.

La Asociación nunca entregó al Fondo “un informe detallado del presupuesto de gastos… que le permitiera a este último identificar cuál iba a ser el uso específico de los dineros que se estaban entregando”, según se desprende de un informe elaborado en 2003 por una consultora colombiana que hizo recomendaciones que no fueron tomadas en cuenta. El BCR por su parte manifestó que hubo “falta de seguimiento de las obligaciones” establecidas por el arbitraje.

En agosto de 2008, se decide el cierre de la asociación, que se hace efectiva en marzo de 2009, unos meses antes de que ARENA perdiera elecciones luego de 20 años de estar en el poder. En ese año se constituyó la asociación “Conexión al desarrollo”, que desde entonces administra los Infocentros no cerrados. Según la página web de Conexión, hoy hay únicamente cinco “Telecentros”.


Source: Agencia de Prensa Salvadoreña

Comentarios

comentarios