Calderón Sol y Francisco Flores usaron el 78% de los gastos reservados de forma discrecional

Según un informe contable de Casa Presidencial de egresos realizados en concepto de gastos reservados, entre ambos expresidentes recibieron a lo largo de su gestión un total de $124.8 millones en cheques a su nombre de los que no se encontró registro de cuál fue su destino. Francisco Flores fue el que más fondos recibió con un total de $112 millones.

Según los registros, el expresidente Armando Calderón Sol del 1 de junio de 1994 al 31 de mayo de 1999 tuvo una asignación presupuestaria para gastos reservados de $48,2 millones de los cuales, $12.13 no tienen un destino registrado.

De igual forma, entre el 1 de junio de 1999 y el 31 de mayo de 2004, el también expresidente arenero Francisco Flores recibió con concepto de gastos reservados un total de $135,72 millones, de los cuales $112,66 millones le fueron entregados en cheques a su nombre y que no se sabe en qué se gastó porque no existen comprobantes que respalden su uso.

Los montos que se gastaron los dos expresidentes de forma discrecional infieren que en estos dos períodos presidenciales, el 78.5%, es decir, 8 de cada 10 dólares asignados a la partida secreta presidencial se utilizaron para uso discrecional.

El secretario de Participación, Transparencia y Anticorrupción, Marcos Rodríguez confirmó esta información en la entrevista matutina de canal 33 donde explicó que se ha rastreado esta información en base a solicitudes de información y así se ha encontrado rastros de cheques, tanto del expresidente Flores como de Calderón Sol, ambos la segunda y tercera gestión de gobiernos del partido ARENA, después de los Acuerdos de Paz.

“Salieron cheques a su nombre� (de Casa Presidencial) y no se da como en los casos Saca y Funes� que usaron una triangulación de operaciones entre el Ejecutivo, bancos, medios de comunicación, periodistas y agencias de publicidad, sino que se extienden cheques directamente a nombre de los expresidentes.

“Estamos en una situación de destape, no sólo de la corrupción sino de un montón de cosas que antes no se hablaban a nivel público, ni en medios de comunicación, no era parte de la coyuntura política�, confirmó Rodríguez.

El secretario señaló que como sociedad hay que asumir que determinadas cosas se han manejado tradicionalmente de forma opaca y hay que manejarlas de otra forma porque el mundo está cambiando.

Este caso específico demuestra, para el funcionario presidencial, que el uso discrecional de los gastos reservados “era una práctica habitual asociada� a este rubro y la única gran diferencia es que en los períodos Cristiani y Calderón Sol, los cheques se extendían directamente a nombre del Presidente de la República, pero eso cambió en la gestión Flores y continuó con Saca.

Según el secretario de Transparencia, “si un presidente que tiene un salario equis y aparece con $12 o $14 millones, es algo sospechoso y debería ser objeto de investigación, aunque el caso haya prescrito, por extinción de dominio no ha prescrito�.

También considera analizar y reflexionar que este no ha sido un problema de partidos políticos, ni de personajes, ni exclusivamente relacionados sólo al Ejecutivo, sino de una concepción de manejo del Estado que “así ha funcionado� a lo largo de su historia.

Refirió el caso del exmagistrado Pino Cáceres que dirigió la sección de Probidad e hizo una investigación bancaria durante la gestión de Francisco Flores y que cuando quiso ir más allá, la misma Presidencia de la Corte Suprema de Justicia le quitó potestades para seguir investigando y dar a conocer los resultados. “Pino Cáceres renunció y se tapó el asunto. Hay determinadas modalidades de manejo del Estado que tienen connotaciones que rayan con la ética�.

De igual forma, Rodríguez también señaló que el problema de la corrupción se da en el sector empresarial, ya que el problema central de la transparencia tiene que ver con el manejo del poder político, no sólo del Estado, sino con el manejo del poder empresarial, en América Latina y El Salvador se han hecho fortunas no sólo por la capacidad competitiva del sector empresarial sino por la captura del Estado, triangulando hechos de corrupción entre el sector público y el privado�.

Afortunadamente “el tema de la transparencia ahora tiene más relevancia que en el pasado y ha hecho que la forma de hacer política tradicional se haya vuelto disfuncional con la realidad y que desde el 2009 a la fecha se haya creado herramientas como la Ley de Acceso a la Información y fortalecido la institucionalidad para hacer política de distinta manera, que no sólo responda al poder empresarial del país�, concluyó Rodríguez.


Source: Agencia de Prensa Salvadoreña (APS)

Comentarios

comentarios